“Cada paciente es único, pero lo que le hace especial no es la enfermedad, es todo lo demás” #ClínicoenTwitter

Patricia Alonso Fernández (@patriciaafdez) es una médico inquieta, vinculada al Hospital Clínico San Carlos desde que, en 1999, hizo allí su residencia en geriatría. También ha impulsado #ClínicoEnTwitter, junto a Julio Mayol y José Juan Gómez; un tweechat que tuvo más de 245 participantes. Todos ellos quisieron dar su punto de vista sobre cómo recolocar el foco en el paciente.

ClinicoenTwitter

Impulsores de #ClínicoenTwitter. Julio Mayol, José Juan Gómez y Patricia A. Fernández comenzaron la iniciativa. Después se incorporaron Pedro Soriano y Ana Crespo

¿Cómo surge #ClínicoenTwitter?
El tweechat de ayer fue una identificación de necesidades. Pretendíamos aglutinar las ideas de mucha gente que estaba muy disgregada. También tratábamos que el hospital tuviera un nexo común, a través del cual pudiéramos hacer mucho más visibles algunas iniciativas que estamos llevando a cabo.

Por otra parte, Twitter era un entorno en el que era, relativamente sencillo, agrupar y reunir los diferentes estamentos profesionales y especialidades en torno a algo que todos veíamos necesario: intentar ser disruptivos y fomentar la aparición de vías de comunicación y la puesta en común de posibles proyectos.

También queríamos poder contagiar esta misma iniciativa a otros centros porque al final, las redes, nos sirven fundamentalmente para unir profesionales.

¿Es Twitter la red preferida por los sanitarios?
Yo creo que sí. Para iniciativas así, Twitter es el punto de inicio. Lo importante viene después.

¿Qué viene después?
Proyectos de verdad. Para ello, compartimos ideas que nos hagan ver necesidades que, desgraciadamente, solo vemos los profesionales que estamos aquí. El administrativo ve unas necesidades; el médico y la enfermera ven otras. Es el paciente quién nos dice cuáles son sus carencias reales. Pero hemos tenido décadas para preguntarle al paciente y no siempre lo hemos hecho.

Patricia Fernández hablando sobre técnicas de gestión asistencial para unidades clínicas. Fotografía de @rmilla2

Patricia Alonso Fernández hablando sobre técnicas de gestión asistencial para unidades clínicas. Fotografía de @rmilla2

Además, las necesidades de los pacientes están tan fragmentadas, que es muy difícil establecer una línea de acción, un proyecto estratégico que le transmitas a la dirección (o no). Después de todo, hay muchas iniciativas, que se llevan a cabo en sanidad, y no están promovidas por las consejerías.

Quizá después de esto, la consejería no cambie su línea de acción, pero a mi sí me puede cambiar la forma en la que trabajo. Es posible que, a la hora de hacer una guía de información para el paciente, incorpore información que antes, me había pasado absolutamente desapercibida.

Por ejemplo, ingresa un paciente con una fractura de cadera. El administrativo, posiblemente sabe lo importante que es darle todas las citas necesarias (radiografía, analítica y consulta) y que tengamos un modelo de ventanilla única. Pero yo, puedo no ser consciente de que ese paciente, en determinados centros, hoy en día, tiene que hacer un auténtico peregrinaje para conseguir todas las citas. Y, además pueden darle las citas de forma fragmentada. Los administrativos conocen esa realidad.

¿Por eso cualquier perfil de participantes es bienvenido?
Si. Al final, esto es un círculo que se cierra: médicos de hospital, de atención primaria, pacientes, familiares, empresas privadas, o incluso industria farmacéutica. Todo el mundo está involucrado en esto, porque todo el mundo termina siendo, tarde o temprano, paciente.

Además, si hubiéramos querido que fuera privado, nunca habríamos hecho un tweetchat. Habría sido una iniciativa que hubiéramos hecho a través de las herramientas de comunicación internas del hospital, habríamos hecho sesiones multidisciplinares en el hospital, pero pensamos que hay que ir un paso más allá.

Los hospitales son núcleos muy cerrados y eso nos empobrece porque la realidad está fuera. Los pacientes viven en sus casas, no en el hospital. Este centro sanitario funciona de una determinada manera y tiene cosas muy buenas. Pero también tiene aspectos mejorables. Siempre puedes inspirarte en medidas que aplican otros hospitales o, incluso empresas de otras industrias totalmente diferentes.

Esto, antes, lo hacíamos en los congresos, donde se ponían en común diferentes iniciativas. No teníamos otra forma. Pero éramos los mismos, reunidos en torno a los mismos problemas. Creo que es muchísimo más enriquecedor que nos juntar a más gente y más diversa, de campos diferentes y en torno a problemas distintos. De hecho, quizá los congresos terminen practicamente desapareciendo porque ya tenemos dónde encontrarnos.

Y tras el tweetchat de ayer…
Vamos a recoger las diferentes medidas, analizarlas, hacerlas públicas y tratar de adaptarlas a nuestro centro. La iniciativa #ClínicoenTwitter sin análisis, no tendría sentido. Tiene que ser una herramienta para lograr lo que viene después. Esa es la clave.

Uno de los temas que suscitó más interés fue la experiencia al paciente…
No podemos seguir tratando al paciente con la mentalidad del siglo XIX; con paternalismo sin hacerles partícipes de las decisiones médicas que les afectan. Desaprovechar la información que te aporta el paciente, es tirar piedras contra tu propio tejado.

Además, es importante gestionar bien la información que le damos al paciente porque les reduce la ansiedad, la incertidumbre. Y reduciendo esa incertidumbre, mejoraremos su calidad de vida.

Algunos pacientes me han contado que para cambiar la cita han tenido que acudir al hospital, porque no lograba que le cogieran el teléfono. Estamos empezando a ver que hay pequeños detalles que hacen sentir mal a los pacientes. El problema más importante, tiene que ser su patología. Tenemos que esforzarnos en minimizar esos detalles desagradables, y para eso hay que escucharles.

A veces, estás tan centrado en las pruebas del paciente y en su evolución, que no te das cuenta que has pasado por su habitación 3 veces, y no le has dicho nada. El paciente puede pensar que no le has contado más porque le estas ocultando información. Necesitamos hacer consciente lo inconsciente, porque solo te das cuenta de la situación si te paras a pensarlo.

Tenemos que ver al paciente en el sentido más global: perfil clínico, funcional, social, cognitivo… Para mí, que un paciente tenga diabetes es importante, pero condiciona mucho si vive con su familia, si tiene un déficit visual y no va a poder ponerse la insulina, si tiene otras complicaciones… Cada paciente es único, pero lo que le hace especial no es la enfermedad, es todo lo demás.

En definitiva, juzguen ustedes mismos los resultados:

 

Leave A Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *