“Las redes sociales ya han sido capaces de modificar nuestro cerebro”

“Las redes sociales ya han sido capaces de modificar nuestro cerebro”. Esta ha sido una de las cuestiones tratadas en “Redes III”, sesión que Pfizer organizó el pasado lunes en Córdoba, a la que han asistido psiquiatras de toda España.

En la reunión se ha concluido que:

  • “Utilizar las redes sociales afecta positivamente sobre el cerebro como desarrollar nuevas conexiones cerebrales o la creación de nuevos métodos de aprendizaje. Además, parece que el cerebro genera nuevas redes neuronales cuando navega por Facebook, Twitter o Youtube. Eso significaría que el cerebro tiene la suficiente plasticidad para adaptarse a este tipo de nuevos retos.
  • Las redes sociales y las TIC podrían provocar adicción. En la sesión, se argumentaba que parte del procesamiento cerebral de las redes sociales se lleva a cabo en los circuitos relacionados con las recompensas, “por lo que su uso no controlado podría estar asociado a algunos trastornos psiquiátricos como las adicciones”.

La reunión también contó con la intervención del Dr. Pedro Bermejo, neurólogo y presidente de la Asociación Española de Neuroeconomía quién explicaba que “ya se han comprobado sobre nativos digitales y se conoce que estos aprenden de un modo ligeramente diferente a los que no lo son. Por una parte, los nativos digitales son capaces de hacer varias tareas a la vez con mejor resultado y por otra son más rápidos buscando información para dar respuesta a preguntas concretas”. Y matiza: “se ha comprobado que tienen mayor dificultad para discernir entre las fuentes de información fiables y la que no lo son, dándole más importancia a la información que captan de sus amigos y conocidos, y menos a las páginas web oficiales y más confiables”.

redes sociales modifican nuestro cerebro

 

Las redes sociales provocan cambios en los neurotransmisores

En la reunión se explicó como “las redes sociales producen cambios en los neurotransmisores como la adrenalina, oxitocina, serotonina, dopamina, testosterona y cortisol”. Esto se traduce en:

  • Mayores niveles de oxitocina: Podría relacionarse con un mayor número de compras e inversión, además de una mayor influencia de la familia y la pareja.
  • Liberación puntual de adrenalina: “Vinculado con la agresividad mientras que la dopamina se libera cuando se recibe un like. Así, se activan los centros de recompensa y aumenta la sensación de felicidad”. Por eso, según se explicaba en la sesión, “a través de las redes sociales se podría llegar a percibir como más positivos algunos productos”.
  • Aumento de la serotonina: Podría significar “la modificación de los comportamientos sociales hacia un carácter más introvertido y la prioridad de los intereses individuales frente a los de grupo”.
  • Elevados niveles de testosterona: “Estarían vinculados con una tendencia menor a establecer nuevas amistades en Facebook y el cortisol afectaría en la fidelidad a las amistades”.

En definitiva, tal y como adelantó el Dr. Pedro Bermejo, “nuestro cerebro se adaptará a tener una gran cantidad de información disponible con la que poder trabajar y cada vez será menos necesario almacenar información”. Y prosigue: “se prevé que las áreas de memoria de trabajo para manejar varios datos a la vez se ampliarán en detrimento de aquellas regiones cerebrales que utilizamos para memorizar a largo plazo”.

Leave A Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *